febrero 01, 2018

¿Los niños piden qué publiquen sus fotos?

El Internet y, especialmente, las redes sociales están saturadas de fotos y vídeos de niños en diferentes poses y bailes. Hacer una crónica desde la ecografía, el nacimiento y hasta que el niño pierda el atractivo infantil es la tendencia de muchos padres con las posibilidades que brinda la inmediatez germinada por los avances de la tecnología.

Sin embargo, frente a este tipo de dinámica debemos preguntarnos si ¿les piden los niños a los padres que les tomen fotos y además que la publiquen? ¿Cuáles son las implicaciones futuras que pueden tener en el desarrollo saludable de sus hijos? Son muchas las reflexiones éticas que se pueden hacer al respecto. Con este artículo haremos un acercamiento ético para concienciar a los padres sobre estas prácticas.

Los seres vivos tienen diferentes formas de reproducirse y criar sus descendencias y dentro de esta variedad están los mamíferos, al cual pertenecemos los seres humanos.

La lactancia combinada con la protección de los peligros del medio natural sobre las nuevas criaturas hace que los vínculos entre los progenitores y los descendientes sean más fuertes. Por tal razón, la paternidad y, en especial, la maternidad forman parte de los afectos irracionales en los seres vivos por prolongar su descendencia. La cuestión se extrema con los seres humanos, en que los sentimientos paternales suelen durar toda la vida y, hasta, conectarse con generaciones que nunca se han visto, solo a través de referencias familiares.

Recibir la noticia de que se va a ser mamá o papá, en la mayoría de los casos, puede ser la “gran noticia”. Un descendente directo consanguíneo (genéticamente) viene en camino. Junto a este tipo de noticia explotan en el cerebro de los progenitores una serie de emociones que lo expulsan de la razón y pueden llevarlos a tomar decisiones que responden a sus deseos mundanos y no al de la criatura que no sabes ni siquiera donde está. Tomar un teléfono móvil para sacar cuantas fotos se puedan, subirlas a las redes sociales, enviarlas por Whasapp y todos sus grupos se convierte en algo automático (irracional). Esto no lo harán solo los progenitores, se puede extender a la mayor parte de los espectadores.

El derecho del niño queda eclipsado frente a los sentimientos de los padres que lo convierten en una especie de mascota, muñeco de peluche o trofeo. Un objeto más de sus deseos y no un ser humano que, pasado los años tendrá las mismas capacidades que ellos o quizás más. Los niños al crecer tendrán la posibilidad de ver la historia de sus vidas registradas en un medio virtual donde todo el mundo puede opinar sobre ellos y ellos impotentes de poder eliminar aquellos rastros que otros han reproducido sin su autorización. Desde el marco legal Mayte Rius dice que, “Aún no hay jurisprudencia porque los afectados no han alcanzado la madurez para denunciar, pero en 15-20 años nos encontraremos con adultos con toda o gran parte de su vida personal expuesta en las redes”.

Existe una lista de males que se pueden desatar con las publicaciones de imágenes infantiles en Internet, siendo el acoso infantil o bullying el más común y traumante para los niños. Recordemos que los gustos de los padres no son ni, necesariamente, serán los gustos de los hijos. No se puede ser ingenuo con esta consideración. Le dejo esta lista de consejos que ofrece Alba Caraballo de guía infantil:

- Morphing: se trata de una práctica según la cual, algunas personas copian fotos sacadas de Internet y realizan un montaje fotográfico con una fotografía pornográfica. Sería dramático encontrar un montaje así con nuestro hijo.

- ¿Has pensado si a tu hijo le gustaría que mostraras esas imágenes? Quizás esté haciendo un baile divertido para sus papás en la intimidad del hogar y no le guste que ese vídeo traspase la barrera de la familia.

- Algunas redes sociales comparten la propiedad de las fotografías publicadas con quien las comparte, a pesar de que muchas veces se desconoce este hecho ya que casi nadie leemos las condiciones de uso.

- Muchas veces, esas fotografías no están compartidas correctamente y pueden verlas no solo nuestros amigos o familiares sino aquellos amigos de nuestros amigos y a su vez los amigos de aquellos. En cualquier caso y pese a todo, si decides publicar alguna foto de tus hijos en tus redes sociales, ten en cuenta estas medidas de seguridad:

     - Verifica que tu perfil sea privado y no público.

    - Lee las condiciones de uso de la red social para conocer qué tipo de permisos estás concediendo.
   - Aunque tu perfil sea privado, solo da autorización al acceso a las fotos de los niños a personas seleccionadas y no a todos los agregados a la red.
Los niños no deben ser propiedad perpetua de nadie, ni objeto del deseo, son seres humanos. Los padres deberían asumir la responsabilidad de cuidarlos y amarlos, pero ese amor se puede expresar de muchas formas sin exponer su privacidad en una red poco controlable hasta para sus creadores. Allí descargar, copiar, pegar reenviar, etc. es una dinámica que no se detiene y cualquier cosa que suban de sus hijos saldrá del control suyo y posteriormente de ellos.
En conclusión, ha de considerarse que se puede disfrutar de la paternidad entre familiares y amigos, y si se va a usar las redes sociales hacerlo con moderación y consciente de los riesgos que esta representa para la vida privada de la familia. De esta forma podrán evitarles a sus hijos muchos malestares en el futuro.

Publicado originalemente en el periódico digital el Hoy: http://hoy.com.do/los-ninos-piden-que-publiquen-sus-fotos/

Humanista, filósofo de la tecnología, la ciencia y el arte. Con insteres en los temas de actualidad que promueven el desarrollo humano, sostenible y creativo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Advertisement

¡Animate! escribeme algo
Manuel Made
www.manuelmade.com
Santo Domingo, R. D.